martes, 15 de octubre de 2013

Lo que no se entiende pero seguro tiene una gran finalidad


Creo que nunca había experimentado esta sensación de confusión. Al mismo tiempo estaba teniendo una conversación con dos amigas, pero la que estaba teniendo con la primera se transformó en motivo de tristeza e incertidumbre. :( 

Enterarse que una amiga que está comenzando a vivir, que está comenzando con a recoger los frutos de su esfuerzo en su educación universitaria, tiene enfermedades que pueden frenar su crecimiento, me causó gran conmoción y una sorpresa de esas que no son agradables en absoluto.

¿Qué le dices a alguien que es como un angel, que su gozo está en ayudar a quien lo necesita, incluso al grado de quitarse el pan de la boca para  darlo y ella quedarse sin comida, que las cosas estarán bien? 

¿Cómo das esperanza y consuelo certeros cuando hay distancia y la comunicación es sólo por medio de un frío teléfono móvil?

¿Cómo le dices a alguien con una rara enfermedad y dos males complicados, que las cosas estarán bien, sin temor a fallarle?

Desde hace poco más de un año, he recibido el mejor de los consuelos: el perfecto que proviene desde el Cielo. A cada paso mi Padre celestial, mi amado, grande Todopoderoso Dios ha estado conmigo, me ha perdonado, me ha ido corrigiendo antiguos malos hábitos y pensamientos negativos, me ha ido mostrando nuevos y grandiosos caminos y al servir en su casa, he aprendido poco a poco que Él tiene tantos deseos de que le busquemos en las buenas y en las malas, que como el más perfecto de los padres, desea protegernos, consolarnos, abrazarnos. Y más aún, Él como el médico más maravilloso que todo cura, desea sanarnos de todos nuestros males, por pequeños o enormes que nos parezcan. Para Él no hay grandes dificultades, nuestras angustias grandes, son diminutas para Él. Nada le es imposible. 

Poco a poco he aprendido que las personas que sufren por diversas situaciones, han de ser las que más busquemos para darles consuelo y compartirles las promesas que Dios tiene para cada uno de nosotros y de ellas.

Por eso, hoy más que nunca pido a mi gran Dios, el único a quien los seres humanos deberíamos adorar, que por favor dé de su inmenso amor a mi pequeña amiga, que por favor no permita que el diablo confunda su alma, que si es su perfecta y sabia voluntad, pueda sanar a mi amiga, que le acompañe y fortalezca hoy más que nunca y que me permita servirle como instrumento para mostrarle el maravilloso Plan de Salvación.


Por favor Dios mío, tómala en tus brazos de amor y permítele acercarse a tí, conocerte, y prepararse para ir contigo a vivir al reino de los cielos.

jueves, 8 de agosto de 2013

Como si no tuviera mucho por hacer.

Cuánto se puede hacer, pensar, en el tiempo libre, o mejor dicho, durante el tiempo que ocupas haciendo algo muy distinto a tus deberes.
Para nada me gusta escribir de mi misma, no comparto lo que pienso o siento con las personas cercanas  o conocidas (facebook), y rara vez lo hago con desconocidos (twitter).
Pero quisiera aprovechar que aquí en blogger soy completamente desconocida, y tal vez, desdoblarme un poco, no más allá de la prudencia, pues de por sí la indiscreción no es mucho de mi agrado.
No sé qué tan bueno o malo es el ser tan introvertida, o reservada, o celosa de mi privacidad pero siempre lo he disfrutado. Mas no soy una especie de almeja que prefiere guardarse y enfrascarse en sí misma, cuando se trata de hablar y pasar un rato agradable con las personas que me rodean, de verdad lo disfruto y me hace mucho bien.
Esto es extraño. Por un lado, me siento como si estuviera escribiendo un diario como cuando era una puberta, y por el otro, encuentro atractivo el revelar un poco de lo que se me ocurra a través de este medio.
Veremos cómo se desarrolla en los siguientes días.;-)

viernes, 3 de febrero de 2012

Empezando por una curiosidad de escribir algunas cosas de mi interés.A ver que tal queda.



Se dice que en la vida debemos plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro..bueno empezaré por escribir algo en éste blog. Es cierto que nadie posee la verdad absoluta, hace unos días mientras hacía fila en una oficina de tesorería del D.F., escuché a una señora de aproximadamente 60 años de edad de personalidad alegre, con un tono de voz que contagiaba optimismo, decir a otra malhumorada joven por la larga espera: "yo le comparto lo que sé, es que si todos compartiéramos lo que sabemos, este mundo sería otro, sin envidias, más cooperativo.."



Me llamó la atención en primer lugar, el pésimo desempeño por parte de los servidores públicos que recibían el pago en ventanilas de la citada oficina recaudadora, a quienes se les ocurrió a 5 de ellos salir a comer a las 2 de la tarde, dejando la carga y el malhumor de los contribuyentes a un solo empleado.

Era curioso cómo en la oficina habían posters que indicaban un número telefónico de la contraloría capitalina para manifestar inconformidades del público, además de una pizarra que incluía los nombres de los responsables del correcto manejo del lugar, pero lo que resultaba en colmo, era que la mayoría refunfuñaban y echaban pestes entre sí quejandose de la mala atención, incluso los que recibían llamadas a su telefóno móvil decían "aquí estoy esperando la hora en que a estos hijos de su tal por cual se les de la gana cobrar"...y sólo una persona alrededor mío dijo: "lo que pasa es que somos unos dejados, nadie nos organizamos, no nos quejamos y por eso estos &/(?%& hacen lo que quieren."


Debo confesar que en ese momento, no me faltaban ganas de decirles que hicieramos algo pero en serio, en forma, que no se echaran para atrás, que hablaramos con el responsable de la oficina para que pusiera orden con sus subordinados y nos atendieran debidamente, y que si no nos atendían pues entonces quejarnos ante las instancias competentes, sin embargo la verdad yo estaba bastante tranquila, ése día no tenía mucho por hacer y me fui armada de un buen arsenal de música en mi celular.

A finales del último año noté que alrededor del kiosco de coyoacán estaban acampando algunos miembros del movimiento global de los indignados, incluso vía twitter invitaban a la población a unirse, y así sobrevivieron incluso el frío invierno.

No podemos olvidar la huelga de hambre a la que se sometió el profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Edur Velasco Arregui del 11 de octubre al 21 de noviembre de 2011 como protesta al exigir un incremento presupuestal a las universidades públicas, la reincorporación laboral de los despedidos del SME y aumento del salario mínimo a 400 pesos, a quien se le sumaron los indignados en su campamento en las afueras de la Bolsa Mexicana de Valores.

Tristemente por todos nosotros, ya no acampan en coyoacán, desconozco si se cambiaron de lugar o desistieron al ver la apatía de la gente, y digo que es triste por todos nosotros porque a diario en nuestra comunidad, al adquirir algún bien o al hacer uso de servicios, en cualquier parte de la ciudad, del país, del mundo, presenciamos (ó no) una serie de injusticias en las que la mayoría de la gente no se involucra sino hasta que le afecta directamente, y a veces ni así se deciden a actuar, mucho menos a apoyar, salvo contadas excepciones como lo ocurrido recientemente en la Sierra Tarahumara que ha motivado a muchos a acudir a centros de acopio a donar víveres y ropa que ayuden a los habitantes de Chihuahua en ésta precaria situación.

¿Qué es lo que hace falta para que la población exija el correcto cumplimiento de sus gobernantes? Contamos con una variedad de instrumentos legales e instancias y medios para exigir cuentas, considero que no es obligatorio que el ciudadano contrate un abogado que conozca la maraña legal para acceder a la actividad que están realizando quienes le gobiernan y que le rindan cuentas, vivimos en una ciudad en la que la mayoría de los hogares cuenta con computadoras y acceso a internet, e incluso cada vez más personas hacen uso de la red a través de su teléfono inteligente.

No es algo general, y estoy consciente de que hay hogares en que las prioridades son otras y que los salarios no son suficientes, pero quisiera citar una frase que dice: "If there´s a will, there´s a way" es decir "Si hay voluntad, hay un camino (ó una manera)". A lo que me refiero es que a veces me parece absurdo que a pesar de que vivimos en el auge de las tecnologías de la información y la comunicación, aún hay gran parte de la población que por indiferencia, desconfianza en las autoridades, por falta de tiempo, o varias razones, no existe (para empezar) un interés en conocer en qué se gastan los recursos (y el tiempo) los que "trabajan para los ciudadanos" y no me refiero a frases partidistas, sino que todo servidor público que se precie de serlo debe estar consciente de que es sujeto de observación y calificación de su desempeño, más aún al vivir en un régimen democrático, y como en cualquier trabajo en sector privado, si no cumple con sus responsabilidades y sus obligaciones, ó se corrige ó que deje el puesto a quien si esté dispuesto a hacerlo como lo indica la Ley.


Como lo escribí al comienzo, me sorprendió la actitud de la señora optimista, que a través de un consejo quiso ayudar a su interlocutora, y lo relaciono con la exigibilidad de nuestros derechos porque aunque hay cuestiones que afectan a personas que no conocemos, cada uno de nosotros tenemos algo que aportar, algo que nosotros mismos hayamos experimentado y nos haya resultado en algo favorable o desfavorable, que al compartirlo tal vez podamos dar una orientación o solución a algún problema. Pienso que hay problemas que aunque momentáneamente parecen sólo afectar a un solo individuo, tarde o temprano se pueden convertir en los problemas de TODOS.


Si en nuestras manos hay algo que podamos obsequiar (sin esperar algo a cambio), nunca estará de más entregarlo, y siempre de una ú otra forma, tarde que temprano hay una recompensa, llámenle justicia ó justicia divina, karma o como sea, cada cosa que hacemos o decimos, es un boomerang y todo vuelve, en serio, todo vuelve.


Fin. ☺